modelos 130 y 303

MODELOS 130 Y 303: ¿RESULTADOS?

Los modelos 130 y 303 de IVA pueden dar lugar a distintos resultados: cero, positivo, o negativo. Pero… ¿Cómo debes llevar a cabo las gestiones según el resultado? ¡Hoy te lo explicamos en Gesyou!

En primer lugar, debemos aclarar… ¿sabes a qué corresponde cada modelo?

El modelo 130 es la autoliquidación del IRPF (impuesto personal, progresivo y directo que grava la renta obtenida en un año natural por las personas físicas residentes en España). Debes presentarlo siempre y cuando no hayas retenido más del 70% del total y puedes elegir presentarlo informándolo en el modelo correspondiente para evitar llevarte sorpresas en la Declaración de la Renta.

El modelo 303, por su parte, es la autoliquidación del IVA. La empresa o el autónomo está obligado a declarar todo lo que ha facturado, informando a Hacienda de cuál ha sido su actividad durante el trimestre.

Y una vez presentados… ¿cuáles pueden ser los resultados?

 

Modelo 303

 

– Resultado cero: Significa que no debes pagar nada. Es decir, tus ingresos y gastos han sido compensados. No olvides que si debes informar y presentarlo a Hacienda.

Si no has realizado ninguna actividad, no olvides presentarlo de esta forma ya  que la presentación fuera de plazo lleva recargo.

Positivo: Este es el importe que debes pagar, el impuesto. Puedes ir al banco o hacerlo telemáticamente.

Negativo: Significa que has tenido más gastos que ingresos. No debes pagar en ese caso. Tienes dos opciones:

Una de ellas es la compensación. Es decir, durante todos los trimestres puedes poner a compensar. Es decir, no le dices a Hacienda que te pague, sino que reste el importe en el siguiente trimestre. Cada trimestre se suman o restan los importen, acumulando las cifras, ya que los modelos tributarios son acumulativos.

La otra opción será la devolución. Solo en el cuarto trimestre, cuando haya acabado el año, pueden devolverte esos importes de más. Es decir, la cantidad negativa.

Por lo tanto, a final de año cuando toca regularizar el IVA, podrás dejarlo a compensar para el ejercicio siguiente o pedir la devolución. Si solicitas la devolución, Hacienda tiende a requerir las facturas para comprobar que todo sea correcto. Para ello deberás revisar que toda tu facturación esté registrada y al día, siendo correctas las deducciones aplicadas.

 

Modelo 130

 

– Resultado cero: Esto sucede porque has ido reteniendo el IRPF correspondiente.

Positivo: Al igual que el modelo 303.Ese sería el importe que deberás pagar. Este pago es una especie de pago a cuenta para la Declaración de la Renta, por lo que si ingresas demás lo verás reflejado con una devolución en dicha declaración.

Negativo: En ese caso, la declaración quedará en cero, y la devolución se llevará a cabo en la posterior declaración de la renta. Es entonces cuando compensarás o habrá devolución.

 

Si no te quieres preocupar de estos tramites, ¡confía en Gesyou! Tu asesor personal online supervisará que todo está correcto y presentará tus modelos 303 y 130.

 



Abrir chat
1
Hola!👋 ¿Quieres más información sobre nuestros servicios?